logo
 Naves de Llanes (Asturias)    La Página de Naves 
apuntes
Apuntes históricos, genealógicos y biográficos de Llanes y sus hombres
Manuel García Mijares (1893)
XXIX. Naves (Capítulo X, Libro III)
En las casas de Ayuntamiento de la villa de Llanes a quince dias del mes de Marzo de mil setecientos trece años, ante su merced comparecieron Domingo de el Cueto de veinte y nueve años, Miguel Marina de treinta y cuatro y Manuel de Vela de veinte y cinco, todos vecinos de el lugar de Naves y digeron: que dicho lugar de Naves por la parte de el Vendaval confina y tiene sus términos con los de el lugar de Villahormes que dicen la pica de Cotariello, la piedra de la Murqueta a la Barrastrosa de la Moría; y por su parte de el Nordeste confina dicho lugar de Naves incluso en la parroquial de San Antolin de Bedón con el rio de Bedón, y sin que tengan nada de él hacía el lugar de Bricia, por que la Iglesia de dicho lugar de Naves y parroquial que se llama San Antolin, está en término comun de los vecinos de el lugar de Bricia, y que dicha parroquia de San Antolín y lugar de Naves por la parte de el Norte confina y tiene sus términos con el mar bravo; y por la parte de el Sub de dicho lugar y parroquia confina y tiene sus términos con los de los lugares de Rales y San Martin, a do dicen la cumbre de la cuesta, aguas vertientes a San Martin y Rales; y declararon que dentro de los términos de dicho lugar y parroquia de San Antolin de Bedón hay la mitad de la cuesta que llaman de Naves, y por lo que a dicho lugar pertenece, la cual tendrá cien dias de bueyes, bravíos poco más o menos, y es comun a los vecinos de dicho lugar y mas de este Concejo en virtud de dicha donación y privilegio, y que no saben que persona alguna se haya apoderado de comun alguno, que haya ni hubiese habido dentro de los términos referidos de dicho lugar de inmemorial tiempo a esta parte; Y que todo lo que llevan dicho es la verdad segun siempre lo han visto, oido y entendido, debajo de dicho juramento que fecho tienen en que se afirmaron.
Pulsar aquí para ver también el Capítulo III, Libro I, donde se habla de la fundación y el monasterio de San Antolín de Bedón.